Sobre la LIVG

Sobre la LIVG
Compartir:

La Justicia está encarnada por la diosa griega Themis que tiene los ojos vendados como representación de la imparcialidad, la justicia ha de ser ciega para que todos puedan ser tratados por igual ante la ley, ricos o pobres, jóvenes o viejos, hombres o mujeres. La diosa porta en una mano una balanza, que simboliza el equilibrio y la objetividad en sus decisiones, en la otra mano lleva  la espada para significar el poder y la fuerza necesaria para imponer las sentencias dictadas.

Desafortunadamente, desde la aprobación de la LIVG en 2004, en España la justicia ha perdido sus atributos de imparcialidad y objetividad, Themis se ha quedado sólo con la espada y con la vista puesta en el hombre. Hoy en día hay una justicia que juzga a los hombres y otra diferente para las mujeres. En esta sección queremos desnudar todo el mecanismo jurídico-económico-policial-propagandístico generado a raíz del desarrollo de el  texto legal de esta ley orgánica, así como el funcionamiento de su aplicación transversal en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Trataremos de exponer datos fiables, testimonios verídicos y modos de aplicación de la ley. Creemos que es necesario entender todo el daño social que está causando sin que dicha ley haya servido hasta ahora para proteger a la mujer maltratada.

Compartir: