Violencia Doméstica

Ley de Protección Intrafamiliar

Creemos necesario abordar el problema de la violencia doméstica en toda su dimensión, nos oponemos a tratar aisladamente el fenómeno llamado “violencia de género”, porque no acude a la raíz del problema, ni atiende a la realidad de los núcleos familiares, donde cualquier miembro de la familia es susceptible de padecer maltrato, especialmente los más vulnerables: ancianos y niños.

La familia es el núcleo esencial con el que se construye una sociedad. Protegiendo a la familia de la violencia, creamos individuos mejores para una sociedad mejor.

La LIVG es una ley sexista contra la que se han interpuesto más de 200 recursos de inconstitucionalidad. El hecho de que los citados recursos no hayan salido adelante no hace sino demostrar la baja calidad democrática de nuestro sistema político. Los mayores atropellos que se ejecutan mediante esta ley tienen que ver con la presunción de inocencia, con el derecho a la igualdad jurídica y legal sin distinción de sexo, el derecho a la tutela judicial efectiva y el uso del derecho de autor.

Nosotros partimos de la base de que cualquier iniciativa legal que no respete los derechos humanos sólo genera injusticia, tensión y fractura social y, por tanto, estará indefectiblemente abocada al fracaso.

7- Abogamos por una Ley de Violencia Intrafamiliar. Queremos proteger el entorno familiar de los conflictos que pueden sucederse en la intimidad de un hogar, contemplando todo tipo de familias. Debe protegerse tanto a las mujeres, como a los hombres, niños y ancianos.

8- Queremos transformar el Observatorio para la Violencia de Género en un Observatorio para la Violencia Intrafamiliar que contemple y estudie los datos y circunstancias de todo tipo de violencia en el seno familiar.

9- Pedimos que se cree un Observatorio Nacional para la Prevención del Suicidio, donde se estudien y analicen los casos de suicidio y las circunstancias sociales, laborales y familiares en las que se encontraba el fallecido.

10- Pedimos que la alienación parental, o interferencia parental, se tipifique como maltrato psicológico.

11- Queremos reconvertir los juzgados de violencia de género en juzgados de Violencia Intrafamiliar que tengan erradicada la perspectiva de género.

12- Queremos que se implante un nuevo número de teléfono, 018, de atención para las víctimas de violencia doméstica por igual, independientemente de su sexo o edad. En el caso de menores, se contará con personal especializado para atender toda su problemática.

13- Todas las víctimas importan. Minuto de silencio oficial para todas las víctimas de violencia intrafamiliar.

14- Queremos incrementar el número de puntos de encuentro familiar para atender las situaciones de familia conflictivas. Estos puntos de encuentro deberán estar dotados con equipos psicosociales no ideologizados.

15- Queremos fomentar campañas de concienciación contra todo tipo de violencia intrafamiliar, no sólo contra una parte de ella.

16- Queremos implementar un protocolo obligatorio de actuación del Ministerio Fiscal que se active en caso de archivo o absolución de violencia doméstica para la detección de denuncias falsas. Mientras no se haya conseguido el objetivo de la derogación de la LIVG, el protocolo afectará también a los casos de violencia intrafamiliar.

17- Mientras la LIVG siga en vigor, queremos que se exija la devolución de las cantidades recibidas en concepto de ayuda a mujer maltratada, si el acusado finalmente resulta absuelto.

18- Pedimos la modificación del art. 225 bis del CP para incluir al progenitor custodio en la definición de secuestro parental. En la actualidad el progenitor custodio está “exento” de este delito.

19- El 75% de los matrimonios actuales acabará en separación. El paradigma social ha cambiado. Pedimos la creación de cursos de convivencia y separación responsable para aquellas familias que se casen o se inscriban como pareja de hecho.

20- Queremos modificar la LEC para incardinar en los procedimientos de familia un proceso “rápido”, para que, en el plazo máximo de un mes, en el caso de la presentación de una demanda civil de medidas con hijos, separación o divorcio, se cite a las partes para una vista y acordar unas medidas provisionalísimas y evitar de este modo las situaciones de conflicto para dar una solución eficaz y rápida en el caso de menores.