La despenalización del incumplimiento del régimen de visitas

Jue, 14/02/2019

La despenalización del incumplimiento del régimen de visitasEntre nuestras propuestas electorales, que incluyen la elaboración de una Ley Nacional de Corresponsabilidad Parental (Ley Nacional de Custodia Compartida) establecemos en el punto 38º lo siguiente: "Queremos modificar la Ley de Enjuiciamiento Civil para incardinar en los procesos de familia un juicio rápido provisionalísimo para que se establezca en el plazo de un mes de manera las circunstancias que afectarán transitoriamente a la nueva situación de separación: patria potestad, guardia y custodia, régimen de visitas, vivienda y pensión de alimentos. Dichas medidas serán provisionales y a la espera del juicio."

Sin embargo, con el actual desarrollo del Código Penal, modificado en el año 2015, donde se despenalizan las faltas, especialmente en el incumplimiento del régimen de visitas, se genera una indefensión terrible frente al incumplimiento de una de las partes.

Igualdad Real ha dirigido un escrito al actual Ministro de Interior Sr. Fernando Grande-Marlaska, solicitando una reunión con la finalidad de hacerle llegar una batería de propuestas que pongan fin a esta situación de desamparo y desprotección de los menores en los procesos de ruptura de pareja.

Tras la modificación introducida en el CP por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, donde se despenalizaban las faltas, entre ellas el incumplimento del régimen de visitas, la indefensión ante tales incumplimientos es muy grande, ya que al no contemplarse la vía penal, obliga a recurrir a la vía civil mediante una ejecución de la sentencia o del auto de medidas provisionales, con el correspondiente sobrecoste, tanto personal, por la tardanza de estos procedimientos, como por lo económico. Quedan así muchos progenitores indefensos ante la tardanza de estos procedimientos y la falta de ejecución de los mismos a pesar de los reiterados incumplimientos por una de las partes, perjudicando lo más importante que no es otra cosa que el bienestar de los menores al verse inmersos en un conflicto de adultos.

Con el antiguo Código Penal, ante los incumplimientos en las obligaciones relacionadas con el régimen de visitas, se podía denunciar esta situación dando lugar a un juicio de faltas en atención a lo recogido en su artículo 618.2, que decía: "el que incumpliere obligaciones familiares establecidas en convenio judicialmente aprobado o resolución judicial en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación o proceso de alimentos en favor de sus hijos, que no constituya delito, será castigado con la pena de multa de 10 días a dos meses o trabajos en beneficio de la comunidad de uno a 30 días"...

Ante esta despenalización, cualquiera de los progenitores puede, sin causa justificada y sin consecuencia inmediata, incumplir las medidas acordadas por un juez, colocando al otro progenitor en una situación de desamparo e impotencia que puede ser persistente en el tiempo, ya que no existe una respuesta ágil por parte de los Juzgados en estos casos, siendo en definitiva los menores los grandes perjudicados por las desavenencias de los adultos.

Cuando esta situación se da, la frustración e impotencia del progenitor que no puede ver a sus hijos y que ve cómo aún teniendo una resolución en la mano, un auto, o incluso una sentencia, esta no se cumple, le hace recurrir a las distintas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Obteniendo como contestación que no pueden intervenir al estar este hecho destipificado como delito y les alientan a acudir a la vía civil, con lo que, por regla general, ni siquiera acuden al requerimiento, dejando al ciudadano desamparado y ocasionando la desesperación de familias enteras así como la cronificación de las malas relaciones que ya de por sí son pésimas.

A continuación facilitamos copia .pdf descargable con su registro de entrada para su consulta.